Galerías

Las bodas de las bellísimas RBD.

12 octubre 2022
La boda de “Lupita”

Este sábado se casó la última “Rebelde”, se trata de Maite Perroni, su boda dio mucho de que hablar ya que muchos famosos asistieron a esta, incluidos sus compañeros de la novela juvenil mexicana “REBELDE”.

Se casó con Andrés Tovar, productor de TV Azteca. La boda fue celebrada al lado de sus familiares y amigos más allegados en una ceremonia muy íntima que se efectuó en Valle de Bravo, al oeste de la ciudad de México.

Su espectacular vestido de novia pertenece a una firma española; Rosa Clara con bordados, cortes en las piernas, encajes y un velo muy largo, acompañado de un peinado muy simple pero elegante.

La boda de “Mía Colucci”

Por otra parte, Anahí fue la primera en casarse, lo hizo con Manuel Velasco el 25 de abril de 2015, en la catedral de San Cristóbal en Chiapas.

El vesito de Anahí tenía detalles de pedrería, bordado y largos de telas de alta gama, dejando claro que fue el más caro de los tres.

Fue diseñado por Benito Santos, el diseñador mexicano de las más grandes luminarias de México: “Yo le presenté algunas ideas y de ahí Anahí decidió, pero ella siempre tuvo la idea de que fueran manos chiapanecas las que ayudaran en los detalles de los bordados”, comentó Notimex años atrás. 

Se casó en uno de los momentos más controversiales del ámbito político y de los espectáculos: el regreso del PRI al poder en México.

Ahora formó una familia de cuatro; tiene dos hermosos hijos, Manuelito y Emiliano.

La boda de “Roberta”

Dulce María celebró su boda el día 9 de noviembre del 2019, en el lago de Tequesquitengo, se casó con Paco Álvarez, con quien ya tiene una hija hermosa llamada María Paula.

El vestido elegido por “Roberta” fue un modelo Catherine de la colección Pronovias Priveé 2020, de tul brillante, mangas con aplicaciones de encaje y transparencias en la cintura. 

Para disfrutar del baile hasta altas horas de la madrugada, la novia se puso más cómoda y usó un segundo vestido de tirantes finos y escote en V con aplicaciones de pedrería con motivos florales y falda de tul (también de Pronovias), aparecío con unos cómodos y originales zapatos, una especie de botas con una gran plataforma incrustada de pequeñas piedras brillantes.

Tuvo dos vestidos, un exquisito banquete, fuegos artificiales, un entorno magico y 250 invitados que presenciaron cuando el matrimonio salió a la pista de baile bajo una lluvia plateada para moverse al ritmo del tema Close Your Eyes, de Rhodes.