Mariah Carey demandada por su hermana por provocarle “estrés emocional” al revelar secretos familiares

En su biografía la cantante afirmó que Alison la drogó a los 12 años e incluso intentó venderla a un proxeneta.

“Cuando tenía 12 años, mi hermana me drogó con Valium”, afirmó Mariah Carey en su biografía que publicó en septiembre del año pasado y que causó revuelo por las crudas revelaciones.

En “The meaning of Mariah Carey”, la artista reveló episodios de violencia familiar que vivió en su niñez y que su hermana mayor Alison incluso intentó venderla a un proxeneta.

A raíz de la publicación de su biografía la cantante será demandada por su hermana quien la acusa de haberla humillado públicamente al revelar secretos familiares, según señala The Guardian.

En el capítulo titulado “Dandelion Tea”, Carey afirma que “cuando tenía 12 años mi hermana me drogó con Valium, me ofreció una uña del dedo meñique llena de cocaína, me provocó quemaduras de tercer grado y trató de venderme a un proxeneta”.


Alison, de 59 años, señala que la artista nunca le dio oportunidad para defenderse de las acusaciones que afirma en la publicación y que no presentó pruebas que demuestren lo que cuenta.

La hermana de la artista, que no tiene abogado y se defenderá a sí misma, acusa a la cantante de utilizar su estatus como figura pública para atacarla “generando titulares sensacionalistas para promocionar las ventas del libro”, según señala el documento presentado en la Corte Suprema de Manhattan.

En el pasado Alison ha sido arrestada por prostitución y asegura que sufre de síndrome de estrés post-traumático por su turbulento pasado. Además, afirma que debido a la publicación del libro está volviendo a tener problemas con el alcohol después de haber estado sobria durante “mucho tiempo”.

En la demanda presentada el lunes de esta semana Alison acusa a su hermana de “infligir intencionalmente un inmenso estrés emocional” por la “humillación desalmada, despiadada, vengativa, despreciable e innecesariamente pública”, por lo que pide una compensación de 1.25 millones de dólares.

The Guardian se puso en contacto con los representantes de la artista y según señalan hasta el momento no ha respondido a la demanda.

Foto: Shutterstock